La importancia de todos los equipos de seguridad es algo evidente, pero dentro de los equipos que utilizamos bien sea en nuestros días de ocio o bien en nuestro trabajo, uno de los que podemos clasificar como fundamental es el casco, ya que un golpe recibido en una mano no es el mismo que un golpe recibido en la cabeza. Hace unas semanas hablábamos de los cascos, tipos, modelos, las normas que regían dichos elementos, pero, ¿qué nos dice exactamente la norma? A lo largo de este artículo lo descubriremos.

La norma

La norma UNE EN 12492, es la que nos explica las condiciones mínimas que deben cumplir los cascos de escalada para ser utilizados en escalada, es curioso que la norma menciona “cascos para montañeros” como cascos de escalada.

Definiciones

Un punto importante que recoge la norma, es el referente a las definiciones de los tipos de casco, acolchamiento, sistema de sujeccion, barboquejo, este último es el que presenta mayor diferencia entre un casco de seguridad industrial y un casco de montaña o para trabajos en altura.

Extra:

La palabra casquete es el material rígido liso que conforma la parte exterior del casco. El barboquejo es la sujeción de cinta que fija el casco por debajo de la mandibula.

¿Cómo deben ser? ¿Qué deben cumplir?

Los cascos de escalada, no solo deben cumplir las condiciones mínimas para protegernos ante un impacto, absorbiendo la energía del impacto, deformando el propio casco y así protegernos. Cabe destacar que después de un impacto fuerte que deforme el casco, este debe ser desechado. Los cascos deben ser capaces de absorber impactos en cualquiera de las direcciones ya que, como es obvio, los golpes no solo se pueden dar en un único sitio. Deben soportar impactos frontales, laterales, traseros y verticales, pensados en que deben aguantar 10kN de carga para una altura de caída de 5m. No se considera casco si no tiene barboquejo. El casco sufre todo tipo de torturas de todas las formas posibles de impacto, giros abrasión para comprobar su seguridad, ya que protege la cabeza, jugador estrella del cuerpo.

Muestreo por el fabricante.

Como es evidente, el fabricante está obligado a realizar un muestreo de seguridad de cada tirada, a estos cascos no solo se les realizará un ensayo de resistencia a impacto sino que serán expuestos a:

  • Desgaste por radiación UV.
  • Impactos en distintas direcciones.
  • Temperatura extrema máxima.
  • Temperatura extrema mínima.
  • Resistencia a la penetración.
  • Resistencia de la sujeción.

Como es obvio, no vamos a entrar en detalle de cómo realizar cada uno de los ensayos, pero estos deben realizarse en un laboratorio cumpliendo las directrices que especifica la norma. No se deben ofrecer cascos a la venta que no se hayan sometido a ensayo, tal y como se realizan los ensayos la piedra debe ser bastante grande o ir a mucha velocidad, es normal tener conocidos que el casco les ha salvado la vida o que se quejan de que se les rompió el casco con un golpecito, las pregunta que debemos hacernos siempre es si nos arriesgaríamos a no llevarlo que volviera a venir la piedrecita, quizás no era tan pequeña o no iba tan despacio, la percepción es experta en engañarnos.

Aquí podéis encontrar las fichas de la UIAA y la ficha técnica específica:

Ficha técnica cascos UIAA

Enlace con ficha técnica: http://theuiaa.org/documents/safety-standards/UIAA_106_Helmets_March_2013.pdf

Información suministrada por el fabricante

Todo fabricante debe proporcionar la siguiente información en sus productos (esto lo podemos ver en cualquier folleto de casco):

  • Nombre y dirección del fabricante.
  • Instrucciones sobre la colocación, uso, mantenimiento y correcto ajuste.
  • Detalle sobre accesorios y piezas de repuesto.
  • Detalle sobre el tipo de embalaje adecuado para su transporte y almacenamiento.
  • Fecha límite o periodo de utilización.

Información a tener en cuenta

Los fabricantes ha ingeniado toda clase de medidas legales para que el casco pierda la garantía, no los culpamos, un accidente que implique la rotura del casco o la entrada en carga no suele provocar un esguince. Es por ello que no debemos realizar las siguientes acciones para quedar cubiertos:

  • No aplicar pinturas, nada de ponerles nuestro nombre con un rotulador, en todo caso el fabricante os venderá un bolígrafo mágico que podemos usar.
  • Nada de pegatinas, a menos que sean las que tenga del fabricante o estén autorizadas para ello.
  • A la hora de lavarlos enjuagarlos bien o contendrá restos de químicos, os recomendamos lavarlo solo con agua fría.
  • Si está roto, tiene una grieta, esta doblado, etc… debe sustituirse.
  • No puede retirarse nada del casco (cintas, velcros, aireadores, juntas, etc…).
  • No coserle, he conocido casos de cascos que solo les faltaba hornillo eléctrico.

Unas indicaciones un poco extremas, pero reflejadas en la norma y en nuestra experiencia en el sector.

Mal uso general de los cascos

  • Dejarlos en cualquier sitio colgados al sol.
  • No asignar la talla correcta al cliente, con lo cual el casco más que una protección se convierte en un peligro.
  • Sentarse sobre ellos, debería aguantar un culo humano pero no es su función ni la forma geométrica permite la carga de peso, y dará lugar a incomodas conversaciones sobre sobrepeso generalmente.

Aquí tenemos unas fotos de un claro ejemplo de que suele pasar cuando le ponemos un casco a un niño y ese casco no es de su talla, este ejemplo esta un pelin exagerado pero es para que veais que al final más que proteger muchas veces agravan la situación.

Debemos usar casco en nuestras instalaciones

En un rocódromo con uso de cuerdas, la respuesta es si. En uno con solo muro de escalada, o la zona de boulder, la respuesta es, podéis valorarlo, pero si valoráis el daño y la frecuencia os saldrá bastante pequeño el riesgo de manera general. En un parque de aventura, depende, la respuesta no puede ser más ambigua, y es que cada parque tiene unas condiciones muy específicas, la recomendación desde nosotros es si, sin duda os quitará problemas a la larga y debéis contar con el factor de seguridad percibido, es decir, vuestros usuarios se sentirán seguros pues ellos no saben valorar el riesgo real y os aportará un punto en calidad para vuestra instalación.