EPIs (I): El Casco

Que la seguridad es lo primero, es un concepto que todos debemos tener en cuenta, ya no solo en nuestro tiempo de ocio sino también en nuestro trabajo (aunque habrá muchos afortunados lectores cuyo tiempo de ocio y trabajo coincidan).

No solo los cables y mosquetones (entre otros muchos elementos) son los que velarán por nuestra seguridad sino que también los EPIs (Equipos de Protección Individual) que serán los últimos garantes de nuestra integridad.

A continuación y en este primer artículo sobre EPIs hablaremos del casco de protección, qué normativa los rige y cuáles en nuestro parecer, son la mejor opción.

Normativa

Este artículo se va a enfocar en la seguridad de todos aquellos explotadores y usuarios de parques de aventura, así como escalada o trabajos en vertical. Tal y como dicta la “NTP 228: Cascos de Protección: Guías para la elección, uso y mantenimiento”, vamos a desglosar la norma para dar un poco de luz sobre este ámbito, que elegir el EPI adecuado no es tan fácil como parece.

No obstante la normativa que rige esta sección son las comúnmente utilizadas por los fabricantes, como pueden ser:

  • Normativa para cascos de alpinismo (protección contra impactos EN 12492)
  • Normativa para cascos en industria (EN 397)

Las normas anteriormente citadas, especifican todos los ensayos que se llevan a cabo en los cascos de protección con el fin de asegurar que cumplen su cometido, para finalmente dotarlos del certificado “CE” para su venta.

Protección

Debemos tener en cuenta que cualquier casco homologado con la nomenclatura CE, nos valdrá para cualquier actividad, bien sea lúdica o laboral, ya que nos protegerán ante caídas de objetos, golpes que podamos darnos o protección ante electricidad o fuego, estos últimos no son riesgos que nos encontremos habitualmente, pero nunca está de más conocerlos.

Comfort

Debido a las actividades lúdico-laborales que nos conciernen y a la fisiología de cada uno, nos interesan los cascos que poseen arnés de fijación a la cabeza, para asegurarnos una total movilidad de la cabeza y nos asegura que no se nos caerá bajo ningún concepto, no obstante debemos asegurarnos que el casco nos es cómodo y en caso de no serlo buscar otro modelo que se adapte mejor a nosotros. En cuanto a peso, sea cual sea que utilicemos, todos pesarán menos de 450 gramos (tal y como especifica la NTP anteriormente nombrada). No obstante todos los cascos para trabajos en altura y actividades en la naturaleza poseen dicho arnés 

 

Casco para escalada Black Diamond

Casco de escalada del fabricante Black Diamond

Mantenimiento

De la misma manera que él nos mantiene alejados de los peligros y nos protege, nosotros debemos mantenerlo correctamente, bajo ningún concepto debemos hacerle modificaciones al casco, si no nos es cómodo o no posee las características que queremos, debemos cambiarlo por otro modelo, de hecho, los fabricantes no aseguran la integridad del casco después de haberles hecho cualquier modificación.

En cuanto a mantenimiento preventivo:

  • Comprobar el estado del casco antes de su uso, tanto el propio casco, como el arnés y almohadillas.
  • Almacenar en un lugar seco que nos asegura que no esté expuesto a condiciones externas que pueda afectar a la integridad del casco.
  • En caso de que el casco sufra un impacto importante y a pesar de que aparentemente esté en correctas condiciones, es conveniente dar de baja el casco ya que podría no actuar correctamente en caso de un nuevo impacto.
  • Respetar las condiciones del fabricante y sobre todo la fecha de caducidad, que variarán en función del modelo y del propio fabricante.

Vida útil

Como es evidente, los cascos al ser de un material plástico no tienen una durabilidad de por vida, por lo que deberemos consultar con el fabricante la vida útil que nos asegura, debemos tener en cuenta que el material del casco no es el mismo que el del arnés de fijación por lo que deberemos tener en cuenta la vida útil de estos dos elementos. Por norma general los fabricantes suelen dar una vida útil máxima de 10 años en ambos elementos, siempre y cuando el casco no haya estado expuesto a condiciones extremas o haya sufrido algún impacto importante.

 

Pros y Contra

El uso del casco en una instalación naturalmente nos garantiza cierta seguridad, pero a su vez aumentamos en cierto modo la probabilidad de que ocurra algo, porque ¿que empresa tiene capacidad material para cualquier volumen de cliente?

Ej. grupo de 50 niños de 7 años, cada uno tiene la cabeza de un tamaño, no tenemos cascos suficientes para todos, así que le ponemos lo de los adultos.

Consecuencia: Casi 50 niños moviéndose por las alturas con un casco que se les cae y no les permite ver bien.

Esto mismo ocurre con las personas que no se ajustan bien el casco, a mi parecer en un entorno “seguro” como puede ser nuestra propia instalación el casco es una medida que se puede obviar, siempre naturalmente para el cliente. Los trabajadores siempre deben portarlo y usarlo.

 

Este es el primero de una serie de artículos sobre EPIs, en artículos posteriores hablaremos del resto de elementos que velan por nuestra seguridad en cada paso que damos.

 

Si tienes una duda o necesitas ayuda en cuanto a legislación, manuales o normativa, no dudes en consultarnos que trataremos de ayudarte.

Autor: Tu Mosqueton

Comparte está entrada en

Deja un comentario