Muchos habreis oido hablar de los diferentes insectos que se alimentán hasta matar a nuestros queridos pinos (pinus). Pero como os quedáis si os digo que además de insectos tambien hay parásitos que son practicamente invisibles.

Descripción biológica

Es un nematodo, tambien conocido vulgarmente como gusano redondo, concretamente este pertenece a la categoria de parásitos en plantas y arboles. Fue descubierto en la Peninsula en 1999 en una zona de Portugal, pero es originario de Norteamérica. Tamaño: 0.4-1.5 mm de longitud total.

Proceso de infección

Al tratarse de un parásito como hemos dicho anteriormente, este no puede viajar de un arbol a otro por el mismo, por lo cual necesita un portador o vector, es por ello que está muy relacionado con coleópteros como Monochamus, Ips, Tomicus, Pissodes, Magdalis.

Monochamus galloprovincialis

Este es el coleóptero con el que mas se relaciona a este nematodo, de por sí la presencia del Monochamus no es dañina para el arbol, pero acompañada del parasito, sí.

El proceso de infección comienza cuando un vector portador, se alimenta del árbol e introduce mediante los brotes más jovenes el parasito, el cual se alimenta en los canales resiníferos hasta ser adultos, cuando copulan y realizan la puesta.

Identificación de arbol infectado

Los primeros sintomas que aparecen son un amarilleamiento de la copa, secandose las aciculas, principalmente en las ramas del tercio superior y se extiende posteriormente, esto ocurre en un tiempo de 1-3 meses. Esto como estaréis pensando ahora mismo es muy sujetivo ya que todas las plagas mortales para arboles tienen la misma sintomatología, pero en este caso tambien podemos apreciar una disminución en la sabia y resina del arbol. Los síntomas de la enfermedad del nematodo del pino generalmente aparecen desde agosto hasta diciembre.

Daños

Los nematodos se alimentan de las células epiteliales que rodean a los conductos resiníferos. Estas células son las encargadas de formar resina, que es imprescindible para la defensa de las heridas y las agresiones externas. Al destruir los nematodos estas células, se bloquean los flujos de resina del tronco y las ramas, haciendo que el árbol sea más susceptible al ataque de cualquier otro organismo patógeno. La rapidez para completar el ciclo hace que el nematodo presente muchas generaciones sucesivas, lo que produce un incremento muy significativos de su población, infestando velozmente los árboles.

Tratamiento

Por desgracia actualemente no existe un tratamiento especifico, para este parásito. Pero si existen unas medidas preventivas:

  • Inspeccion y toma de muestras en masas forestales de las especies sensibles.
  • Delimitación de las zonas forestales en las que se haya comprobado la presencia del organismo.

Aunque, estudios recientes están demostrando que la aplicación de endoterapia reduce la aparición de parasitos en los especímenes. Teniendo en cuenta que con este tratamiento impedimos la alimentación del vector y aún por demostrar si el mismo tratamiento acaba con el nematodo.