En la actualidad existe un mercado muy amplio de mosquetones dispuestos a cumplir nuestras necesidades, en concreto vamos a hablar de los dos principales materiales de fabricación, acero o aluminio. A lo largo de esta entrada comentaremos sus similitudes, diferencias y que mosquetón aconsejamos dependiendo del uso que vaya a tener.

Si bien es cierto que existen diversidad de opiniones entre el uso de mosquetones de acero o de aluminio, el mercado nos brinda una amplia variedad de tipos, materiales que se adecuen a nuestras necesidades, como por ejemplo en el mundo de la escalada son más comunes el uso de mosquetones de aluminio, mientras que en el mundo de la seguridad industrial podemos encontrar con seguridad con mosquetones de acero, a continuación vamos a describir los dos tipos que nos compete:

Aluminio: Dentro de las aleaciones de aluminio, las más utilizadas en la escalada son aquellas que tienen previamente realizado un tratamiento térmico, consiguiendo así una mayor dureza, a estos aluminios se le conocen como duraluminios y son los que se utilizan en la fabricación de los mosquetones (cuerpo, gatillo y seguro).

En esta categoría se encuentran aquellos que contienen un porcentaje mayor de zinc (zicral) alcanzando una resistencia de 54kN/cm2. No obstante los mosquetones de aluminio para escalada suelen tener una tensión admisible de 26kN.

Acero: El acero más utilizado a la hora de fabricar mosquetones, es el acero no aleado con bajo contenido de carbono, resiste aproximadamente un 9% más que el aluminio comercial, pero este incremento en la resistencia, se contrarresta en un 300% de peso en igualdad de condiciones con respecto al aluminio. A pesar de este incremento de peso, es una gran opción ya que tiene un coste bajo y presenta unas condiciones inmejorables en cuanto a resistencia, ductilidad y dureza. Existen en la actualidad mosquetones de una tensión admisible de 45kN utilizados en equipos de rescate y seguridad.

Principales diferencias

A la hora de elegir qué mosquetón es el que más se adecúa a nuestras posibilidades, nos encontramos ante la tesitura de elegir, peso o resistencia, ya que el aluminio nos da menos peso y menos resistencia y el acero, más peso y más resistencia. Como hemos comentado anteriormente y para recordar, en condiciones relacionadas con la escalada suelen ser más utilizados los de aluminio mientras que en ambientes como los rescates o la seguridad, se utilizan los mosquetones de acero.

Generalidades

La gran mayoría de los mosquetones que existen en el mercado (a nivel europeo) poseen el marcado CE, lo que significa que cumplen perfectamente con los requisitos mínimos de resistencia, por norma general dichos requisitos son los siguientes, tal y como dicta la norma UNE EN 12275:2013 en la siguiente tabla:

Tipo Eje mayor (Cierre Cerrado) kN Eje mayor (Cierre Abierto) kN Eje menor kN
Mosquetón Básico (B) 20 7 7
Mosquetón HMS (H) 20 6 7
Mosquetón Klettersteig (K) 25 8 7

Fuente UNE EN 12275:2013 En cuanto a estrés térmico, es un factor que no debemos olvidar pero es el que menos nos preocupa ya que los mosquetones de aluminio aguantarán hasta los 500ºC y los de acero los 1000ºC, temperaturas que no alcanzaremos en condiciones de uso normal a no ser que los mosquetones sean usados para el rescate de personas en incendios, por lo que se usarán mosquetones de acero.

Mantenimiento

El mosquetón a pesar de ser un elemento esencial en nuestra seguridad, es un elemento sencillo y de un mantenimiento muy básico e intuitivo, basta con limpiarlo tras su uso y revisarlo previamente a utilizarlo. Nos fijaremos bien en el nivel de desgaste que tenga y desecharlo si apreciamos un desgaste excesivo o si vemos que cualquier elemento presenta algún defecto que afecte a su correcto funcionamiento a lo largo de su vida útil. Los fabricantes no especifican una fecha de caducidad de mosquetones, a no ser que lo haga en casos muy concretos, ya que por otro lado en elementos textiles, existe una fecha de caducidad en función de la fecha de fabricación. No obstante en futuros artículos, realizaremos manuales completos de mantenimiento de equipos de seguridad.

Desgaste

desgaste mosquetón

Desgaste por una cuerda con la fricción

Aquí viene el punto de mayor conflicto, el desgaste en el uso, si bien es cierto, que hemos hablado de que mosquetón usar en función de nuestras necesidades, ¿qué hay del desgaste?. Cualquier elemento que usemos en un mosquetón está provocando un rozamiento y con ello el deterioro de ambos, por ejemplo, como podemos ver en la foto un elemento de conexión que siempre ha actuado en la misma posición y el rozamiento con una cuerda (se puede observar claramente por lo pulida que está la zona, pero ¿y si el mosquetón va a discurrir durante su vida útil a lo largo de cables de acero?. En este caso no solo nos vamos a encontrar con desgaste en el mosquetón que sino también en el propio cable. Si usamos mosquetones de aluminio y cables de acero, debemos tener en cuenta que el acero desgastará el mosquetón mucho más rápido al ser el aluminio un metal mucho más blando que el acero por lo que deberemos revisar con asiduidad el estado del mismo, especialmente antes y después de su uso, como es lógico. En próximos artículos indicaremos porque no se puede usar poleas de cuerda para cable de acero, aunque aquí os dejo un entremés para ir abriendo boca.

Polea para cuerda utilizada en cable de acero

Polea para cuerda utilizada en cable de acero

Precio

No es un tema primordial, ya que estamos hablando de mosquetones que van a velar por nuestra integridad física, por lo que el gasto en seguridad, no es un gasto sino una inversión. No obstante eligiendo cualquiera de las dos opciones, nos encontramos ante precios similares y de diferencias poco significativas, claro está que variará mucho entre marcas, modelos, sistemas de seguridad, pero en condiciones similares, en el mercado encontramos que los mosquetones de aluminio, serán levemente más costosos. En definitiva y en nuestra opinión, antes de elegir el material del mosquetón, debes plantearte el uso y las condiciones con las que vas a trabajar con él, así como con cualquier elemento de nuestro equipo y siempre recuerda, safety first. ¿y tú que prefieres acero o aluminio?