Otro día más, otra norma más. Esta vez hablamos de las poleas utilizadas en alpinismo y escalada, reguladas desde 2007 en su última actualización de la norma, en concreto la UNE EN 12278, la UIAA no se ha dignado a presentar una de ellas, aunque si tienen una de palos de avalancha.

La norma

Es curioso mencionar que esta norma no tiene alguna norma específica de consulta sino que ha sido realizada en base a todas las especificaciones de cuerdas y mosquetones que rigen las EN.

Requisitos de seguridad

Aunque esta norma no tenga una propia norma internacional de consulta, sí especifica cuáles son los requisitos de seguridad que deben cumplirse en toda polea para escalada o alpinismo.

Diseño
  • Diseño que permita utilizar una clavija o mosquetón de 12mm de diámetro de sección.
  • Deben ser suficientemente grandes para albergar una cuerda acorde al tamaño para el cual ha sido diseñada la polea.
  • Todos los bordes deben estar libre de rebabas que afecten tanto al usuario como a la cuerda.
  • Si contiene tornillos o similares, deben estar correctamente fijados.
Resistencia

Es obvio que la resistencia de la propia polea debe ser superior a la del mosquetón que se esté utilizando y la cuerda que se esté utilizando, pero la norma especifica en los ensayos, cuales son los valores de resistencia que debe cumplir la roldana de la polea.

Muestreo

Un fabricante que quiera comercializar poleas, debe realizar de manera periódica y sistemática una serie de muestreos de cada tirada para asegurar que cumplen las condiciones mínimas de seguridad y de calidad. En los ensayos que se realicen se comprobará:

  • Resistencia estática
  • Resistencia dinámica
  • Velocidad de trabajo
  • Exposición a temperaturas extremas
Marcado e información del fabricante

Como es lógico y a estas alturas deberíamos saberlo, todo elemento que se comercialice dentro de la comunidad europea debe poseer el marcado CE de conformidad así como los siguientes datos:

  • Nombre del fabricante
  • Diámetro máximo de la cuerda
  • Normativa que sigue
  • Año de fabricación
  • Cargas máximas admisibles

Sin tener que ir directamente en la polea también debería indicarnos:

  • Consejos de mantenimiento de la polea
  • Influencias de las condiciones climáticas y de almacenamiento
  • Consejos sobre el correcto uso del producto
  • Identificación del modelo

Tipos de poleas

Todos conocemos las poleas tándem, simples, de frenado automático, de frenado de inercia, y un largo etc. Una duda simple que puede tener cualquier persona es la diferencia entre poleas y mosquetones con poleas, pues la solución es sencilla, si es un mosquetón nos conecta con la línea de vida, si es una polea nos conecta con la línea de vida y nos permite desplazarnos fácilmente con ella; por tanto un mosquetón puede convertirse en polea y seguir cumpliendo su objetivo principal de seguridad.

Existen mosquetones con poleas añadidas, auxiliares o de incorporación externa, especialmente interesante cuando el número de poleas es grande o queremos realizar un diseño.

Explotaciones que usan poleas

En el caso de los parques o de cualquier instalación que use poleas para su explotación, es especialmente interesante el giro que ha tomado el mercado del ocio hacia los rodamientos de naylón y la posibilidad de un fácil cambio de rodamientos; la razón es sencilla, los sistemas de seguridad son de cable de acero y de un uso en general intensivo y no puntual como pudiera ser en una línea de vida de seguridad de un edificio; es por ello que es preferible el cambio de los rodamientos de naylón de todas las poleas de la instalación por desgaste que el del cambio del cable de línea de vida de la instalación, en general en tirolinas al comprobarse un mayor desgaste por el uso de poleas en carga. Por supuesto cada instalación es única y debe realizar la valoración de este coste, pero en general el mantenimiento y cambio de cables se vuelve una tarea complicada para una instalación que no cuenta con un constructor asociado.

Parques con poleas

El sistema de poleas en instalaciones tiene algunas pegas y algunos factores de ventaja que debemos valorar:

Desventajas

El primer problema es el precio, pues las poleas comerciales no son baratas como pudiera serlo un sistema de mosquetones. Un segundo problema es la instalación, actualmente debemos ir a constructores especializados en parques de aventura para realizar nuestra instalación o el parque será un desastre durante el uso, por mucha seguridad que tengamos si no tenemos experiencia creamos puntos de riesgo crítico de manera involuntaria. En general las líneas de vida de poleas son más altas y no permiten el salvar grandes desniveles ni subidas verticales sin un sistema auxiliar. Otro problema es el rodamiento, requiere un mantenimiento constante, muy conveniente la limpieza por ultrasonidos, manual y engrasado, con su correspondiente coste de materiales y tiempo. Aunque con otros sistemas también debemos realizarlo. Como problema grave en poleas fijas, es el desgaste de sección de la polea, puedo deciros que todos habéis notado como la parte baja donde ponéis el mosquetón/anclaje se desgasta de una manera alarmante y la mayoría de las veces sin darnos cuenta, un día hablaremos de las piezas y refuerzos de sacrificio para evitar cualquier desgaste de equipos, aunque ese día nos llegará un correo en medio francés y otro en inglés pidiendo una cita en un lugar aislado. La realización de línea de vida continua para poleas es bastante más compleja y fija que otros sistemas, ya que, debe cumplir en ángulos y curvas

Ventajas

Como ventaja clara, si el sistema es de poleas por línea de vida continua, podemos quedarnos tranquilos de que la persona no dañará el suelo de nuestra instalación. Otro aspecto a tener en cuenta es que nos permitiría añadiendo un cabo regulable el extender cualquier franja de edad a nuestros circuitos, ya que, permite la realización de tirolina en los puntos que el cliente no pueda realizarlos. De los cuales hay muchos en circuitos de adultos.

Cabo regulable

Optimiza nuestros tiempos de explicaciones de seguridad, realización y cantidad de usuarios a la vez en nuestra instalación. Debemos tener en cuenta el famosísimo y de sobra conocido factor torpeza, en general el usuario no es monitor de alta montaña, sino que es un niño que mira demasiado la televisión y una madre o padre cuya actividad física es nula en general, a esto sumamos el enfrentarlos a una situación de riesgo (en su percepción) y tenemos una persona en general lenta e insegura que será un problema de lentitud para el resto de usuarios y no permitirá conseguir el rendimiento diario que esperamos, además de al tener un sistema manipulable puede generar un riego grave, la polea elimina en general este problema.

Si necesitáis ayuda con alguna norma en concreto, os recordamos que el equipo técnico de Tu Mosquetón estará disponible para ayudaros.